Cuando vengan los extraterrestres…

Cuando vengan los extraterrestres, destrozarán todo a su paso para crear sus propios hogares y entornos o para conseguir nuestros recursos naturales. Y seremos tan hipócritas que nos parecerá mal.

Cuando vengan los extraterrestres, nos capturarán y experimentarán con nosotros por entretenimiento y también en busca de que su medicina o su producción mejore y avance. Y seremos tan hipócritas que nos parecerá mal.

Cuando vengan los extraterrestres, aniquilarán sin más a la mayor parte de la población porque no habrá recursos suficientes para todos, y está claro que, bajo su punto de vista, ellos priman sobre nosotros. Y seremos tan hipócritas que nos parecerá mal.

Cuando vengan los extraterrestres, probarán mil y una recetas de comida donde seremos los protagonistas. Nos criarán específicamente para ello en granjas masificadas sin higiene ni delicadeza ninguna en nuestro trato y todavía menos en nuestro asesinato. Encima, nos matarán por anticipado, con lo que se desperdiciará mucha carne caducada. Miles morirán al año para nada. Y seremos tan hipócritas que nos parecerá mal.

Cuando vengan los extraterrestres, inventarán festejos donde se nos hará sufrir, se nos matará o se nos humillará ante el aplauso de cientos de alienígenas. Y seremos tan hipócritas que nos parecerá mal.

Cuando vengan los extraterrestres, nos usarán (enteros o por partes) como complementos de moda con el objetivo de aparentar, ni siquiera por necesidad. Y seremos tan hipócritas que nos parecerá mal.

Cuando vengan los extraterrestres, nos obligarán a procrear o nos esterilizarán bajo su propio criterio, queramos o no. Además, nos quitarán a nuestros bebés y se los llevarán a su planeta como mascotas o para criarlos en cautividad en áreas especiales donde sus congéneres podrán observarlos sin tener que desplazarse hasta la Tierra. Y seremos tan hipócritas que nos parecerá mal.

Cuando vengan los extraterrestres, nos dejarán aquí la mierda que no sepan dónde meter o que les dé pereza destruir, contaminando nuestros entornos naturales y nuestras ciudades. Y seremos tan hipócritas que nos parecerá mal.

Cuando vengan los extraterrestres, delimitarán cotos de caza sin avisar para divertirse, de modo que ni siquiera donde nos creíamos a salvo, lo estaremos realmente. Y seremos tan hipócritas que nos parecerá mal.

Cuando vengan los extraterrestres, no regularán de forma eficaz sus actos a fin de garantizar la subsistencia y continuidad de todas las especies autóctonas ni de la Naturaleza en general, y aun en el caso de regularlo, seres individuales podrán campar a sus anchas por nuestro planeta sin control alguno, ya sea ético o legal. Seremos tan insignificantes para ellos que a nadie le importará lo que nos ocurra. Nadie velará nunca por nosotros eficazmente. Nadie. Y seremos tan hipócritas que nos parecerá mal.

Cuando vengan los extraterrestres, empezaremos a darnos cuenta de todas las injusticias y nos uniremos dejando de lado cualquier rencilla o cuestión del subgénero humano por el bien de nuestro planeta y de todos sus seres vivos, luchando con uñas y dientes por cada planta, cada animal y cada persona, puesto que sólo frente a un enemigo común seremos capaces de empatizar con el resto de seres vivos y vivir en sintonía con la Naturaleza. Y por fin dejaremos de ser hipócritas cuando se vayan.

Ojalá vengan pronto los extraterrestres.

Deja un comentario