El estigma de las solteras

Hace unos días, escuché con asombro cómo un iluso hacía un comentario despectivo hacia las mujeres solteras. Según él, amante de los retos, una mujer soltera (léase “sin pareja”) es más fácil de conseguir que una ocupada (léase “con pareja”), de ahí su desprecio. Y yo sin enterarme, yendo de difícil por la vida sin derecho alguno…

No le guardaré rencor porque sé que no midió sus palabras y porque ya se encargará el tiempo de ponerle en su sitio. Lo único que puedo hacer es desearle que lleve los cuernos que le van a poner con dignidad. Es lo que tiene entrometerse en las relaciones para reafirmar tu ego, no se trata de que seas más guapo, más listo, más alto o más simpático que su novio o de que consigas lo imposible, se trata de que, si ella cae en la tentación, no respeta a su chico lo suficiente. Rectifico, no le respeta. Directamente. Y da igual quién ocupe ese lugar después. Siempre habrá alguien más guapo, más listo, más alto o más simpático. Y si encima empezaste con ella siendo el otro, apaga y vámonos. Es casi como darle un permiso por escrito para serte infiel. Pero oye, que si tarda en hacerlo, es que durante mucho tiempo has conseguido ser el más todo. Enhorabuena.

Me estoy acordando de un sueño que tuve una vez: me enteraba de que mi novio se había liado con la novia de otro y le proponía al cornudo en cuestión una buena venganza. Era rico. Y estaba muy bueno. Recuerdo que pensaba que la venganza sería muy dulce mientras me montaba en su descapotable.

Despierta no me pasan estas cosas. Ah, sí… porque no tengo novio… Si es que las solteras somos unas desgraciadas, ni los cuernos nos ponen para poder irnos después con un rico.

Retomando el asunto, el problema es que los ilusos como el del ejemplo de antes no son los únicos que opinan que la típica solterona es menos deseable que una con pareja o recién soltera. Si dices que llevas mucho tiempo sola, son muchos quienes creen que tienes alguna tara y por eso nadie “te quiere”. Los ves mirándote de arriba a abajo buscando esa tara. Algún día les diré que la tengo colgando entre las piernas solo por el placer de verlos incómodos ante mí.

Lo que se debería hacer ante una mujer que lleva tiempo sola, es admirarla por preferir seguir un camino propio que acompañada por cualquiera. Que no es que no hayamos sentido el rechazo, pero tal vez hayamos rechazado más que lo que nos han rechazo por el simple hecho de que no hemos sentido lo que queríamos sentir. Y, después de todo, cualquiera que no se conforme y muestre un poco de personalidad, es digno de admiración. ¿O no?

Yo por mi parte, tengo claro que me voy a quedar para vestir santos, visto el panorama. Solterona, sí, y a mucha honra, porque si hay alguien a quien insulte mi condición, no es a mí, precisamente. Así que ya sabéis, levantad la cabeza bien arriba, solteras del mundo. Los tarados son ellos.

Añoro el día en que creen robots humanoides hiper mega realistas dotados de inteligencia artificial para poder interactuar de vez en cuando con seres coherentes que cumplen tus deseos sin dar por saco. Lo mismo así consigo enamorarme y todo.

Me estoy imaginando un robot buenorro y se me cae la baba. Empezaré a ahorrar para hacerlo igual que Chris Evans. O mejor Tom Hardy. O mitad y mitad, según el perfil. O con una cabeza de esas que giran con dos caras. Tengo que patentarlo, me voy a forrar.

Deja un comentario