El universo perdido de la imaginación

Lo ves en las noticias y lo ves en el trato con la gente: nos estamos volviendo muy cómodos. Demasiado cómodos. Tanto que, por no buscar soluciones, nos da igual que los políticos y demás morralla de las cúpulas de poder se rían en nuestra cara, nos da igual que nos estafen en el día a día, nos da igual que se aprovechen de nosotros a cualquier nivel o escala. Es más fácil aceptarlo que protestar.

¿Por qué extrañarnos entonces de que se pierdan lectores? ¿Por qué asombrarse de la falta de imaginación de muchas personas? Simplemente hay que esperar a que estrenen la película para saber de qué va la historia, ¿no? Si nos la dan mascada, ¿qué sentido tiene ejercitar la imaginación leyéndola?

Yo os explicaré ahora el motivo por el que se deberían mantener algunas buenas costumbres aunque supongan un esfuerzo por nuestra parte.

Lo verdaderamente triste de todo esto que expongo, es que esa falta de desarrollo de esa gran cualidad nuestra, nos afecta más allá de lo que parece a simple vista. Nos estamos volviendo unos vagos mentalesconformistas manipulables = tontos. Estoy volviendo al principio de esta entrada, cierto, pero porque es inevitable caer en un bucle.

¿Acaso no os dais cuenta? Para salir de esta situación, hay que pensar, hay que recrear mentalmente las situaciones con nuestro toque personal, hay que decidir a qué detalles les vas a dar importancia y a cuáles no buscando tus preferencias entre géneros y autores, HAY QUE LEER. Leer te vuelve más inquieto, más espabilado, más autónomo, te da personalidad. Leer, sin duda, te vuelve más listo.

Cuando lees, no existen dos historias iguales, tú le darás tu enfoque y otro le dará el suyo, tú te imaginarás a los personajes así y el otro asá. Nunca habrá dos escenas iguales, ni aunque el escritor te dé todos los detalles, ya que cada cual se erige en director y hasta en protagonista cuando lee, y vivir nuestras propias historias tal y como queremos vivirlas y no como otros nos dicten que sean, es lo que nos convierte en seres individuales y no en una masa (he omitido el “estúpida” porque se sobreentiende).

De los estímulos visuales también podemos sacar diferentes interpretaciones y conclusiones, por supuesto, no se trata de que sólo la lectura sea capaz de desarrollar nuestra imaginación. Sin embargo, es la herramienta más potente a la hora de conseguirlo: unas simples letras se convierten en un miniuniverso dentro de nuestras cabezas. Las transformamos, no nos limitamos a ver, damos sí o sí ese paso tan importante: PENSAR.

Ojalá todo el mundo le cogiese el gusto a crear su propio universo. Sería maravilloso. Nuestra mente se volvería inmensa a medida que leyésemos, y más nos individualizaríamos a raíz de ello, porque ese mundo sería sólo nuestro, elegido a nuestro antojo y estructurado a nuestra manera. Lo único que conseguirían otras personas con sus otros mundos, sería enriquecer el nuestro, quedando después entrelazados. Imaginad un mundo de universos mentales entrelazados cual anillas de los juegos olímpicos. Juro que no he bebido ni tomado nada. Igual el problema es ese, debería comer un poco y beber algo de agua.

En fin, voy al grano ya con este desvarío mental. Yo tengo la solución para todos vuestros males, yo os haré más listos a base de leer: comprad mi libro. También podéis leer los relatos que tengo colgados en la web, que son gratuitos, pero si os da igual enriquecer a la morralla del poder, ¿qué más os da invertir unos euros en mí? Si toda España me comprase un libro, saldríamos de la crisis seguro. Al menos mi editor y yo.

¡Ah! Por cierto… Trabajo en el sector cinematográfico, así que no dejéis de ir a ver las películas que saquen de los libros. Yo sólo digo que hay que leer esas historias primero y enriquecerme a mí concretamente después.

Bueno, ¿qué? ¿No te sientes más inteligente tras haber leído esto? De nada. Ha sido un placer.

2 comentarios

  1. totalmente de acuerdo.
    Ya tengo el libro digital, faltan los de verdad: papel. En Julio los compraremos con dedicatoria

    • ¡Por supuesto! Aquí los tengo reservados. ¡Gracias!

Deja un comentario