El universo perdido de la imaginación

Lo ves en las noticias y lo ves en el trato con la gente: nos estamos volviendo muy cómodos. Demasiado cómodos. Tanto que, por no buscar soluciones, nos da igual que los políticos y demás morralla de las cúpulas de poder se rían en nuestra cara, nos da igual que nos estafen en el día a día, nos da igual que se aprovechen de nosotros a cualquier nivel o escala. Es más fácil aceptarlo que protestar.

¿Por qué extrañarnos entonces de que se pierdan lectores? ¿Por qué asombrarse de la falta de imaginación de muchas personas? Simplemente hay que esperar a que estrenen la película para saber de qué va la historia, ¿no? Si nos la dan mascada, ¿qué sentido tiene ejercitar la imaginación leyéndola?

Yo os explicaré ahora el motivo por el que se deberían mantener algunas buenas costumbres aunque supongan un esfuerzo por nuestra parte.

Seguir leyendo…

Soy escritora, y tengo pruebas

La pseudo-presentación de El boudoir tuvo lugar el pasado sábado 11 de abril en la librería & café Toma 3 de Gijón. Os recomiendo el lugar sin duda, y uno de mis hermanos y mi cuñada seguro que también. Me dieron la enhorabuena por el acierto, y mira que con la vida social que ellos llevan, tiene mérito sorprenderles.

Seguir leyendo…

¿Por qué “El Punto Giu”?

Mucha gente no acaba de comprender que haya decidido publicar bajo seudónimo en vez de fardar a los cuatro vientos sobre que tengo un libro en el mercado. Para empezar, hoy en día publicar está sobrevalorado por los que no se dedican a escribir y no conocen, pues, todas la opciones de quienes sí hemos probado suerte. Lo difícil es que otros te publiquen, sin más, pero llegar al mercado no es tan complicado, de modo que tampoco hay tantos motivos para fardar.

Ese es el punto número uno. El punto número dos se remonta más atrás en la historia.

Seguir leyendo…